Se ha producido un error en este gadget.

30 sept. 2015

No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería, son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos.

19 sept. 2015

Por más que quiero encontrar sé que jamás hallaré nunca
un corazón que me dé con tanta fe tanta ternura,
ni ojos que de par en par me claven mas rayos de luna.

18 sept. 2015

Tú...

Esta eres tú, los ojos cerrados, bajo la lluvia. Nunca imaginaste que harías algo así, nunca te habías visto como… no sé como describirlo, como una de esas personas a las que le gusta la luna o que pasan horas contemplando el mar o una puesta de sol. Seguro que sabes de qué gente estoy hablando… o tal vez no. Da igual, a ti te gusta estar así, desafiando al frío, sintiendo como el agua empapa tu camiseta y te moja la piel, y notar como la tierra se vuelve mullida bajo tus pies y el olor, y el sonido de la lluvia al golpear las hojas. Todas esas cosas que dicen los libros que no has leido. Esta eres tú, quién lo iba a decir… tú.

17 sept. 2015



En el supermercado hace frío y eso te gusta. La gente siempre lee la etiqueta de sus productos favoritos para ver cuanta química llevan y después suspira resignada mientras los mete en su carrito como si pensaran: Es malo para mi, es malo para mi familia pero nos gusta.

En un supermercado nadie piensa en la muerte.

16 sept. 2015

Be happy

Sentada con las piernas en alto,cansada del trabajo y del verano. Pero el cielo está nublado, y una brisa renovada entra por mi ventana y se me eriza la piel. A mi lado, un tigre de 7 kilos duerme plácidamente.

Y de pronto, su olor, invade el aire. Y una sonrisa se planta en mi cara. Y aunque tenga fecha de caducidad,  sigo sonriendo, porque nadie me va a quitar los momentos vividos, ni las sonrisas, ni las caricias y besos de mi piel. Y me quedo con eso.
Dicen que hay que quedarse con lo bueno, ¿y por qué no?
Y siempre con sueños. Porque sin sueños no se puede vivir. Y sin sonrisas tampoco.